Ecuatorianos y marroquíes, inmigrantes más afectados por la crisis en España

Los ciudadanos ecuatorianos y marroquíes son los inmigrantes más afectados por la crisis económica en España debido, principalmente, a que su actividad estaba centrada en la construcción, subraya un informe difundido hoy.

La secretaria de Estado española de Inmigración, Consuelo Rumí, presentó hoy en Madrid el informe “Inmigración y mercado de trabajo” que, elaborado por el Observatorio Permanente de la Inmigración, analiza la situación del mercado de trabajo español en 2008, el contexto de la crisis económica y cómo está afectando a la población inmigrante que reside en España.

Según informa adn, aunque el flujo migratorio no se ha detenido por la crisis, el sociólogo Miguel Pajares, autor del informe, y Rumí explicaron que en 2008 se registró un descenso en la entrada de inmigrantes en España y “cierto incremento” del retorno a sus países de origen.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2008 hubo un 38 por ciento menos de inmigración que el año anterior.

Rumí destacó que la contratación de extranjeros en origen descendió en 2008 como consecuencia de la crisis y aseguró que en 2009 “se notará más”.

En concreto, el año pasado se redujeron en más de 50.000 las autorizaciones de residencia y trabajo por cuenta ajena.

La secretaria de Estado española dijo que en 2008 se cursaron un total de 136.604 autorizaciones frente a las 178.340 de 2007, mientras que en el primer trimestre de este año ascienden a 6.945.

“Sólo se contratará en origen cuando la demanda interna no pueda ser atendida”, avisó Rumí.

No obstante, el informe resalta que sigue habiendo en España sectores que reclaman el trabajo de los inmigrantes.

El documento señala que el desempleo -que en España alcanza una tasa del 17,3 por ciento y afecta a más de cuatro millones de ciudadanos- “golpea” tanto a españoles como a inmigrantes, aunque matiza que en términos proporcionales creció más el de los extranjeros.

Pajares explicó que el aumento del desempleo de los inmigrantes no se debe sólo a la pérdida de ocupación, sino también a la incorporación de personas buscando empleo que antes no trabajaban.

El desempleo afecta más a los marroquíes, con un aumento en 2008 en 68.765 personas y cuya tasa se situó en el 35 por ciento, 14 puntos por encima de la media de la población extranjera.

De los latinoamericanos, destaca el incremento del desempleo entre los ecuatorianos.

En su caso, los 59.000 nuevos desocupados se deben no sólo al incremento de su población activa, sino también al descenso de más de 25.000 desempleados en 2008.

Al colectivo ecuatoriano, le sigue el colombiano (con 37.435 nuevos desempleados), el boliviano (22.876), el argentino (10.709), el dominicano (4.385) y el peruano (2.912).

Cabe destacar que el incremento del desempleo de los latinoamericanos se dio en 2008 sin que se hubiese iniciado en 2007, a diferencia de lo que ocurría con los marroquíes y los rumanos.

Los rumanos también suponen un número alto de nuevos desempleados en 2008, pero con la particularidad de que son el único grupo que crece de forma significativa en número de trabajadores.

El sector de la construcción fue el que generó mayor pérdida de ocupación y de afiliación a la Seguridad Social española, un sector al que se dedican una mayoría de trabajadores inmigrantes.

En cuanto al retorno de inmigrantes a sus países, Rumí y Pajares afirmaron que ya se producía antes de la crisis económica, si bien ha aumentado en los últimos tiempos.

Según las últimas cifras facilitadas el lunes por el Ministerio español de Trabajo e Inmigración, 5.099 trabajadores no comunitarios desempleados solicitaron, hasta el pasado 3 de junio, acogerse al plan de retorno voluntario puesto en marcha por el Gobierno español, siendo ecuatorianos, colombianos y argentinos las nacionalidades con un mayor número de expedientes tramitados.

Según destacó la secretaria de Estado española, el retorno es una opción voluntaria para los inmigrantes “pero no es un mecanismo para resolver la crisis económica”.

El informe “Inmigración y mercado de trabajo” también habla de la movilidad laboral de los trabajadores inmigrantes, cuya tasa aumentó y que tiene efectos positivos contra la crisis, y de la importancia de impulsar la “recolocación” de los desempleados.

El documento resalta la lucha contra la xenofobia como un objetivo prioritario en el actual contexto de crisis.

“La estigmatización de los inmigrantes como culpables de la crisis crece en todos los países receptores de inmigrantes”, advirtió Pajares.

Por ello, Rumí señaló que el Gobierno español “no bajará la guardia” ante el riesgo de que puedan surgir actitudes racistas y xenófobas.

This entry was posted in crisis económica, inmigración y mercado de trabajo, ley de extranjería. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>