Los nacionalistas y la izquierda piden al Gobierno que suavice las restricciones a la inmigración

El Pleno del Congreso ha rechazado hoy las enmiendas a la totalidad planteadas a la nueva Ley de Extranjería.- Ahora empezará la negociación

Aunque el PSOE ha logrado superar la primera barrera en el Congreso de los Diputados para la aprobación de la nueva Ley de Extranjería al lograr, gracias al apoyo de CiU y Coalición Canaria, rechazar las enmiendas a la totalidad planteadas por el PP, PNV y ERC-IU-ICV, los socialistas se verán obligados a negociar con los demás grupos, que han exigido “cambios profundos” en el nuevo texto, según informa El País.

Durante su intervención en el Pleno, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha asegurado que el Ejecutivo “tiende la mano a los grupos parlamentarios para incorporar las mejoras necesarias” y ha subrayado la necesidad de aprobar una reforma, que ha tildado de “necesidad de Estado”, y que consolida la inmigración legal y ordenada y la adapta a las necesidades del mercado de trabajo.

El PP, pese a haber expresado su voluntad de alcanzar un acuerdo con el PSOE, aunque ello “dependerá de su altura de miras [de Corbacho], ha asegurado, en boca de su portavoz Rafael Hernando, que la política migratoria del Ejecutivo ha pasado del “papeles para todos a problemas para todos” y sus regularizaciones “masivas” tampoco han servido, dado que el actual número de irregulares ronda “el millón, según un sindicato”.

Pero para la aprobación de la reforma de la Ley de Extranjería, será necesario el acuerdo con los nacionalistas y la izquierda, que han pedido al Gobierno que suavice las restricciones a la inmigración. Desde las filas del PNV, Emilio Olabarría ha criticado “la concepción parternalista del extranjero que rezuma la redacción del texto”. El portavoz de ICV, Joan Herrera, ha dicho que el texto está “diseñado para poder llegar a un acuerdo con el PP” y ha añadido que lo más importante en estos momentos es garantizar la “cohesión social”, algo que a su juicio se consigue otorgando el derecho al voto a todos los inmigrantes. Por su parte, el diputado de ERC Joan Tardà ha asegurado que el documento “no está a la altura” de un Gobierno de izquierdas”.

Contra los 60 días de internamiento

La ampliación de 40 a 60 días del plazo máximo de estancia en los Centros de internamiento de Extranjeros ha sido una medida muy criticada tanto por el PNV como ERC e ICV, que han recordado que los sin papeles están retenidos en estos centros únicamente por una falta administrativa. Además, coincidieron en señalar que el proyecto de ley vulnera los derechos de los inmigrantes.

Para Ana Oramas (Coalición Canaria), el texto del Gobierno “sirve de base para el debate, pero está muy lejos de tener el apoyo de esta formación por su graves lagunas”, especialmente por dejar que “Canarias afronte en solitario la atención a los menores inmigrantes no acompañados”. Por último, el BNG ha afirmado que “hay muchas cuestiones que hay que mejorar, como el tiempo de internamiento, la reagrupamiento familiar y el derecho a la educación”.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>